RAZÓN O INTUICIÓN

Written by Super User.

Fuente de LuzRAZÓN O INTUICIÓN (That is the question)

“Cuando miras un árbol y ves un árbol, no has visto realmente
El árbol. Cuando miras un árbol y ves un milagro,
Entonces por fin, has visto un árbol.”

(Anthony de Mello)

Estos últimos años,  todo lo científico y racional ha alcanzado gran auge.
Observamos a la ciencia, erigirse en  un exigente juez, cuyas decisiones son inapelables.
Nada escapa a su ojo penetrante y escrutador. Todo esta puesto en tela de juicio.  Lo  aceptado a lo largo del tiempo, en la actualidad es discutible.
Enseñanzas milenarias, antiguos conocimientos,  medicinas  y tratamientos naturales son examinados, con extremado rigor. Con rigor científico. Todo está bajo la lupa.
¿ Pero de dónde proviene la autoridad de la ciencia?. O mejor todavía, ¿qué es en definitiva la CIENCIA?.
Según  el filósofo D. T. Suzuki, el método científico, en el estudio de la realidad, consiste en contemplar un objeto desde el llamado punto de vista objetivo. La principal característica, pues, es describir un objeto, hablar de éste, rodearlo, captar todo lo que atraiga nuestros sentidos e inteligencia y abstraerlo del objeto mismo. Y cuando se haya concluido todo esto, al parecer, sintetizar estas abstracciones analíticamente formuladas y tomar el resultado por el objeto mismo... “la manera científica, mata, asesina al objeto” añade el filósofo... y termina diciendo “el pensamiento oriental en cambio penetra directamente en el objeto mismo... preserva su vida, como vida, ninguna cuchilla quirúrgica lo toca”.

Otro estudioso, Henri Bergson, contrapone la actividad intelectual y la actividad intuitiva.

La primera consiste en hacer lo que hacen los científicos: tomar las cosas como quietas, estáticas, compuestas de elementos que se pueden componer y recomponer. Tal como el relojero descompone y compone el reloj. Este aspecto de la realidad que el intelecto, la inteligencia, estudia de esta manera, son los aspectos SUPERFICIALES Y FALSOS, de la realidad.
Por debajo de  esa realidad mecánica, que se puede descomponer y componer a capricho, por debajo de esa realidad, Bergson dice, que está la mas profunda y auténtica realidad, que es una REALIDAD haciéndose, que es una REALIDAD imposible de  descomponer, que es FLUYENTE, sin distinciones sin separaciones. Que es una REALIDAD en el fluir del tiempo, que se va de las manos tan pronto como queremos apresarla.
Intelectual es el PENSAMIENTO, pero el aspecto profundo y real es el MOVIMIENTO, el FLUIR, como decían lo antiguos maestros, a lo cual sólo por INTUICIÓN podemos llegar...
Como la verdad última es lo movedizo y fluyente que hay debajo de lo estático, a esa verdad no puede llegarse a través de definiciones intelectuales. Lo único que puede hacer el filósofo es sumergirse en esa realidad y luego cuando vuelve a la superficie, tomar la pluma y escribir, procurando por medio de metáforas y sugestiones de carácter artístico o literario, llevar al lector a que verifique a su vez, esa misma intuición que el autor a verificado antes que él.
“¿Por qué desconfías tanto del pensamiento?” dijo el filósofo. “El pensamiento es el único instrumento de que disponemos para organizar el mundo.”
“Es verdad. Pero el pensamiento puede organizar el mundo tan perfectamente que ya no seas capaz de verlo. Un pensamiento es una pantalla, no un espejo, y a eso se debe el que viváis protegidos por una envoltura hecha de pensamientos, insensibles a la realidad”. (Anthony de Mello)
Nuestra inteligencia considera a las olas como individuales, sin advertir que no son sino manifestación del océano del cual emergen.
Reconozco el gran valor de lo avances científicos, y siento admiración por la capacidad y la entrega de lo investigadores. Pero es mi deseo profundo, en la hora actual, rescatar el inmenso valor de la obra de tantos maestros de la antigüedad que  silenciosamente recorrieron “El Camino”, y nos dejaron un legado de profunda sabiduría que perdurará por siempre.
“¿Cuando llegaré a la iluminación?”
“Cuando veas”, respondió el Maestro.
“¿Cuándo vea... qué? “
“Los árboles y las flores y las lunas y las estrellas”.

Osvaldo Godoy

Bioquímico.
Instructor de Qi Gong.  Escuela  “Fuente de Luz”

Bibliografía  (Fuentes consultadas)
-    BERGSON, Henri Oeuvres, Presses Universitaires de France. Edition du Centenaire, París, 1959.
-    SUZUKI, D.T. Ensayo sobre budismo zen, Kier S.A. 3ª Edición, Buenos Aires, 1981.
-    DE MELLO, Anthony El canto del pájaro, Sal Térrea, Santander, 1982.
-    GIL ORTEGA, Urbano Problemáticas de las ideologías, en Revista Lumen, Vitoria, 1981.
-    HEIDEGGER, Martín Introducción a la metafísica, Nova, Buenos Aires, 1972.